viernes, 12 de abril de 2013

La crisis solar hace sombra a la innovación


publicado en Technology Review MIT
Suntech Power, el gran fabricante chino de paneles solares que anunció la suspensión de pagos el mes pasado, no es la única empresa solar al borde del abismo. Casi todos los grandes fabricantes mundiales de paneles solares corren peligro de entrar en quiebra en menos de un año y la recesión está teniendo un impacto negativo sobre la innovación.
Las nuevas tecnologías solares desarrolladas en estas empresas y en start-ups están aparcadas o en producción de bajo volumen mientras los fabricantes aplazan la compra de nuevos equipos para fabricar nuevos tipos de células fotoeléctricas. En vez de eso, ahora mismo las empresas se centran en cómo reducir los costes de instalación y en hacer mejoras graduales para aumentar la producción energética de la tecnología solar convencional, convertida ya en un producto básico.
Las mejoras en el diseño de las células fotoeléctricas y en la fabricación, junto con un exceso de oferta de paneles, han bajado los precios de los paneles solares hasta el punto de que en la actualidad suponen una parte relativamente pequeña del coste total de la energía solar. El coste de la instalación, del resto de componentes, de equipos como los inversores y los costes de financiación y permisos suponen ya más de la mitad del coste total. “Muchas de las empresas innovadoras están dejando de hablar de los módulos solares y hablando más del resto de los componentes y de la financiación”, afirma Shyam Mehta, analista sénior de GTM Research.
Trina Solar en China, por ejemplo, uno de los mayores fabricantes mundiales de paneles solares, acaba de anunciar cambios en sus paneles solares que los harán más finos, ligeros y fáciles de instalar. Uno de los cambios consiste en hacer los marcos de aluminio para sus paneles solares medio centímetro más finos. También se ha asociado con QBotix, una empresa que desarrolla sistemas baratos para dirigir los paneles solares hacia el sol durante todo el día, una estrategia que aumenta la producción de energía sin que sea necesario cambiar la tecnología de células solares subyacente. Recientemente Hanwha Solar ha invertido en OneRoof Energy, que ofrece opciones de financiación que sirven para reducir el coste de la energía solar y aumentar potencialmente el tamaño del mercado, haciendo que sea más barato y conveniente para los usuarios domésticos instalar paneles solares.
Pero, con el tiempo, las empresas tendrán que mejorar las propias células fotoeléctricas si esperan conseguir que la energía solar compita con los combustibles fósiles. La mejor forma de reducir los costes generales de forma significativa es a través de una eficiencia solar mejorada, puesto que reduce tanto el coste por vatio de los paneles solares como los costes de instalación, al reducir el número de paneles solares necesarios.
Los cambios importantes para mejorar la eficiencia de las células fotoeléctricas se mantendrán en la nevera hasta que las empresa puedan volver a comprar equipos y ampliar la producción. Podría pasar más de un año antes de que la demanda alcance a la oferta; la capacidad de producción actual es el doble de la demanda que se prevé para este año.
Cuánto tardará en suceder esto depende de cómo de rápido caen los fabricantes existentes y cierran sus fábricas y cómo de rápido adoptan los nuevos mercados la energía solar (ver “¿Por qué necesitamos que fracasen más empresas solares?“). Si las condiciones tardan demasiado en mejorar, muchas start-ups con tecnologías prometedoras podrían hundirse o ser adquiridas por sumas ridículas (ver “Una start-up aspira a rebajar el coste de las células fotoeléctricas a la mitad“, “Energía solar más competitiva que el carbón” y “Un nuevo método hace que la fabricación de células solares sea más fácil y barata“).